17/10/2016

Distintos expertos alertan de los efectos del calentamiento global sobre la biodiversidad y el sector agroalimentario

El impacto de las especies invasoras exóticas, la escasez de recursos hídricos o la necesidad de un marco jurídico seguro y ambicioso, entre diversos temas abordados durante el encuentro.

Compártelo...

La Fundación LAFER y el Instituto de la Ingeniería de España (IIE) con el apoyo del Grupo Tragsa, organizó ayer una jornada destinada a analizar “las consecuencias del calentamiento global sobre la biodiversidad y el sector agroalimentario y forestal". Eduardo González, Subdirector General  de la Oficina Española del Cambio Climático (OECC) abordó durante la primera ponencia, el impacto del cambio de temperatura global y cómo afectaría, si el ascenso fuera de un incremento de entre 3-4ºC. En este supuesto, González recordó que los efectos serían irreversibles para el conjunto del planeta. A causa de este aumento de la temperatura, fruto del incremento de gases invernadero, las consecuencias serían muy negativas fomentando las desigualdades entre países, las migraciones masivas, guerras, entre otras. De ahí, ha recordado González de la necesidad, factible según los expertos, de detener ese aumento en el +1,5ºC. Fruto precisamente de este esfuerzo global, el representante de la OECC incidió en lo histórico de la firma del Acuerdo de París en 2015, puesto que a diferencia del Acuerdo de Kyoto, firmado exclusivamente por los países desarrollados, incluye a todos, especialmente a aquellos en vías de desarrollo como India, China o Brasil.

Javier Sánchez, Director Conservador del Parque Nacional de Sierra Nevada habló de los efectos del calentamiento global sobre el parque en aspectos clave como la composición de especies y ecosistemas, la reducción de hábitats o el aumento de la temperatura de los ríos. Asimismo, recordó el papel que tiene el parque como “observatorio vivo, lleno de estaciones de muestreo dado que en este tipo de procesos es mucho más interesante la visión a largo plazo”. Por último, el responsable del parque granadino expuso a los asistentes que fruto de la actual situación se van a demandar nuevos perfiles profesionales técnicos y científicos para abordar este desafío global.

Necesidad de realizar un esfuerzo de comunicación
A continuación intervino Ana Iglesias, Profesora del Departamento de Economía Agraria y Ciencias Sociales de la UPM para analizar casos concretos vinculados a producciones sostenibles. Asimismo, Iglesias recordó la necesidad de involucrar a la sociedad civil, y no solo a la comunidad científica, adaptando aquellos mensajes a los distintos públicos. “De esta forma conseguiríamos transmitir correctamente la situación a las distintas audiencias, de lo contrario”, apuntó, “correremos el riesgo de un rechazo de importantes grupos de población, ante la cantidad de problemas de carácter global”.

Ramón Martínez Torres, Jefe del Departamento de Vida Silvestre de Tragsa, empezó su intervención comentando que “todavía no conocemos el resultado del cambio climático, dado que es proceso largo para el planeta, pero que en todo caso que no será a escala humana”. Martínez, a continuación se centró en detallar el proceso por el que determinadas especies exóticas se convierten en invasoras de un hábitat. Por ello, comentó que las especies exóticas invasoras deben ser cuando menos controladas, y en lo posible eliminadas, si no pueden convertirse en un problema  económico de primera magnitud. Como ejemplo, citó el caso del mejillón cebra en el Ebro y como está colapsando las infraestructuras del riego y modificando la calidad del agua.

La Jornada se cerró con una mesa redonda, que inauguró Juan Carlos Cuevas, Técnico del Departamento de Consultoría y RRII de Agroseguro, quien explico las distintas variables a las que se enfrenta la entidad respecto al cambio climático. En este contexto, Cuevas explicó el buen funcionamiento del sistema de seguros que proporciona Agroseguro, que cubre hasta 39 riesgos distintos, y su capacidad para hacer frente a riesgos de carácter suprarregional muy difíciles de abordar por una aseguradora privada.

David Howell, Coordinador de Políticas Ambientales de SEO-Birdlife, habló de que la biodiversidad compite con las actividades agrarias del hombre, lo que obliga a una adaptación inteligente de estas producciones. Howell citó entre otras cuestiones como debemos trabajar en un reparto eficiente de la comida, evitando el desperdicio, frente a la idea de seguir incrementando las producciones con el consiguiente aumento del uso de un recurso escaso, como es el agua. El representante de SEO-Birdlife puso sobre la mesa un aspecto crucial como es “la necesidad de una Ley vinculada al Cambio Climático pensada a largo plazo e independiente del gobierno que exista”, y recordó que “sin un marco regulatorio seguro y ambicioso, no podremos controlar la emisiones de CO2 para las fechas acordadas”.

La clausura del encuentro la firmó José Antonio Arcos, periodista especializado en el sector hortofrutícola, “el más dinámico e innovador, y aquel que no depende de las ayudas de la PAC para sobrevivir”. Arcos que desarrolla gran parte de su actividad en el Levante español quiso recordar que el hortofrutícola es un sector que revierte un 25% de sus ingresos al I+D, y citó como ejemplo el uso del fertiriego o riego inteligente, ante las escasez de recursos hídricos. Para finalizar este comunicador a continuación habló de que el principal problema vinculado al cambio climático viene dado por el solapamiento de producciones en el mercado. “Este tiene como efecto un desajuste en la oferta frente a la demanda, lo que conlleva a una comercialización con precios a la baja, siendo el productor-agricultor el más perjudicado”, según dijo Arcos.